Presentado por: CMPC

La historia tras el Puente Eduardo Frei Montalva, un símbolo de Carahue

El puente colgante es el punto de inicio de la ruta fluvial "Carahue Navegable". Antes del puente, ambas riberas se conectaban por transbordadores, pero un gran accidente náutico hizo repensar todo. La primera versión del puente fue de madera, pero quedó obsoleta hasta que en 1949 se terminó inaugurando la obra que da identidad a toda una zona, y que hoy es una ruta turística que surge gracias al apoyo de la misma Municipalidad de Carahue, el Departamento de Acción Social del Obispado de Temuco y CMPC.

El artesano de la luz: el chileno que exporta lámparas con materiales reciclados

Matías Gajardo estudió dos veces ingeniería, pero lo suyo era emprender. Pero antes, Gajardo realizó oficios como el de limpiavidrios hasta que tuvo la idea de llevar la economía circular a la creación de lámparas, con pedazos de robles de demoliciones y hasta amortiguadores, las cuales aprendió a hacer a punta de tutoriales y la ayuda de su familia. Hoy su trabajo, que se reparte por el mundo, pretende expandirlo a nuevos objetos para decorar el hogar.

Carahue navegable: la ruta fluvial que le devuelve el esplendor al río Imperial

Carahue navegable: la ruta fluvial que le devuelve el esplendor al río Imperial

En el pasado este cauce fue la principal vía de comercio en el sur. Ubicada en la Región de La Araucanía, hoy se posiciona como uno de los atractivos turísticos más importantes de la zona. A lo largo de un recorrido de 30 kilómetros se pueden encontrar emprendimientos locales que encantan con lo mejor de su oferta gastronómica, hotelera y su biodiversidad natural. Aquí algunos lugares que no hay que perderse.

El lobo del hielo: el hombre que pasó de atender en la barra de una discoteque a tener su propia empresa

El lobo del hielo: el hombre que pasó de atender en la barra de una discoteque a tener su propia empresa

Pablo Pino a sus 25 años contaba una vida de derrotas. Había pasado por 12 colegios y durante 7 años en la universidad no terminó ninguna carrera. Pero, cuando trabajaba en la barra de una discoteque, el hielo le cambió la vida. Pasó de revenderlo en un carrito de plumavit, a tener su propia empresa. Y luego a quebrar y perder su marca. Esta es la historia del creador de la primera bolsa natural y renovable para congelados: el lobo del hielo.